Open Nav
Cancel
Cancel

Dos de cada tres españoles no ven ningún interés en invertir en criptomonedas

Published Mar 03, 2022

Ana, M

Compartir este

Toluna ha realizado un estudio en su plataforma Toluna Start en el que se pone de manifiesto el desconocimiento de la población española con respecto a términos como la blockchain, los NFT o el metaverso

Madrid, 28 de febrero de 2022.- Con motivo de la celebración del Mobile World Congress 2022 en Barcelona, Toluna, proveedor mundial independiente de tecnología de encuesta y paneles online, ha llevado a cabo un estudio sobre nuevas tecnologías y formas de pago digitales entre la población. La encuesta, realizada a más de mil personas de distintas edades, pone de manifiesto varias conclusiones.

 

La primera de ellas es que dos tercios de los encuestados (67%) no tienen ningún interés en invertir en criptomonedas. El resto se reparten entre los que están interesados en comprar este tipo de activos digitales (21%), los que ya lo han hecho y las utilizan (7%) y los que han comprado, pero no las han utilizado (5%). Si atendemos a cuestiones de género y edad, los hombres se muestran más partidarios que las mujeres de comprar criptomonedas; mientras que los adultos entre los 18 y 34 años se muestran más partidarios de entrar en el mercado de las criptomonedas que los mayores de 55 años.

 

Estas diferencias entre invertir o no en criptomonedas viene determinada por el conocimiento que la población tiene sobre este tipo de activos. Y ahí nos encontramos unas respuestas muy heterogéneas. Por ejemplo, mientras el 18% de los encuestados sabe muy poco o nada sobre este tema, hay un 20% que declara saber algo, un 29% que dice estar relativamente bien informado, y un 33% que sabe perfectamente lo que son las criptomonedas. Estas cifras, por cierto, son muy similares a las que arroja el conocimiento sobre el Bitcoin; es decir, hay una correlación directa entre las criptomonedas en general y el Bitcoin en particular. Esto no resulta extraño si tenemos en cuenta que esta moneda virtual representa por sí sola aproximadamente la mitad del valor del mercado actual de criptomonedas.

 

El problema viene cuando se profundiza un poco más en la tecnología que subyace en estos activos digitales y cuando se habla de otros conceptos relacionados. En ese caso, existe un mayor desconocimiento de la población. Por ejemplo, casi la mitad de los encuestados (48%) no ha oído nunca hablar de blockchain, lo que resulta chocante, puesto que la razón de ser de las criptomonedas son las cadenas de bloques o blockchain. Lo mismo sucede con una tendencia que despuntó en todo el mundo el año pasado, los NFT (Non-Fungible Token), que son activos digitales únicos que pueden comprarse y venderse. En este caso, el 45% de los encuestados desconoce de qué se trata. En cambio, la idea del metaverso empieza a ser algo más conocida, pues “solo” un 30% desconoce su significado, sobre todo a raíz de que el propietario de Facebook, WhatsApp e Instagram, Mark Zuckerberg, anunciara a finales del año pasado el cambio de nombre de la empresa por el de Meta y su apuesta por el metaverso.

 

Al igual que sucedía anteriormente, estas cifras se reducen o aumentan en función de la edad de los encuestados. Por ejemplo, entre las personas de 18 y 34 años, su desconocimiento de la blockchain, los NFT y el metaverso se encuentra muy por debajo de la media general; mientras que los mayores de 55 años se sitúan por encima de esa media.

 

Ahora bien, con este conocimiento tan dispar sobre el mundo de las criptomonedas entre la población española, no resulta extraño que también haya gran disparidad de opiniones a la hora de valorar la rentabilidad de estas. De hecho, un 8% considera que son una estafa, mientras que un 10% cree que son una gran inversión. En medio se sitúa el 82% restante, de entre los cuales predominan más quienes se acercan a calificarlas como una gran inversión que los que lo hacen como una estafa.

 

Otros medios de pago

Ahora bien, las criptomonedas no son las únicas novedades tecnológicas en el ámbito de los pagos digitales que se están dando en nuestros días. Empiezan a despuntar otra serie de medios de pago más allá del efectivo y de las tarjetas físicas. Uno de ellos, por ejemplo, es el pago con el móvil, aproximándolo a un terminal TPV. De hecho, un 41% de los encuestados asegura utilizarlo habitualmente de esa forma; aunque son más los que se están acogiendo al sistema Bizum para pagar (45%). Muy atrás se quedan quienes recurren a su reloj inteligente para realizar el pago (13%). En cualquiera de los casos, el motivo principal que esgrimen quienes apuestan por estos medios de pago es la comodidad, seguida por otras opciones como la facilidad, la modernidad y la seguridad. Y mención aparte merece quienes no apuestan por ninguna de estas tres tecnologías para pagar, pues representan el 35% de los encuestados, prefiriendo los métodos tradicionales como el efectivo o las tarjetas físicas. Esto pone de manifiesto que estas tecnologías todavía tienen que seguir rompiendo barreras para su adopción masiva.

 

Y lo mismo sucede con otros medios de pago alternativos como la implantación de un chip bajo la piel, algo que ya está disponible en otros países pero no en España. Este sistema de pago, de momento, parece no convencer a las personas encuestadas. De hecho, la mitad de ellas opina que probablemente o seguro que no lo usaría aunque estuviera disponible. Eso sí, hay un cuarto de early adopters que sí estarían dispuestos a utilizarla. El resto no sabe lo que haría si se diera el caso.

 

Validación de pagos

Por último, el estudio pregunta sobre qué medios utilizarían los encuestados para validar pagos si estuvieran disponibles en su banco. Aquí, la mayoría opta por la huella dactilar, en la que confían un 68% de los encuestados. El hecho de que esta vía de protección empiece a ser muy habitual en determinadas circunstancias, como en el desbloqueo de dispositivos móviles, abre la puerta a que su uso sea mejor acogido. De hecho, duplica los resultados obtenidos con respecto las dos siguientes propuestas (el reconocimiento facial y de iris) y lo triplica con el siguiente (el reconocimiento de voz). Finalmente, también hay que considerar a quienes prefieren seguir como hasta ahora y no introducir ninguno de estos métodos para validar sus pagos, que representan el 16% de los encuestados.

 

En resumen, la población española cada vez tiene un conocimiento mayor de otras formas de pago como son las criptomonedas, aunque la mayor parte no invertiría en ellas. También se aprecia un desconocimiento más generalizado de algunas de las tecnologías asociadas a ellas como la blockchain o los NFT. Ahora bien, mientras que las criptomonedas se abren camino en la sociedad, muchas personas ya están dando el siguiente paso en cuanto al pago digital con dispositivos móviles, potenciando el pago con smartphones, smartwatches y Bizum. Eso sí, en esta evolución son los jóvenes quienes mejor se adaptan a los nuevos tiempos y más utilizan las nuevas formas de pago.

Contacta con nosotros para recibir más información del estudio o el link a los resultados.

Compartir este
This site is registered on wpml.org as a development site.